[Prólogo] Negocios turbios (Ibram)

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana...

Re: [Prólogo] Negocios turbios (Ibram)

Notapor Ibram Tanith » Lun, 11 Ago 2014, 15:10

Ibram se permitió unos segundos contemplando la belleza y armonía de aquellos movimientos antes de interrumpirla para darle sus respuesta.

- Es mi nave pero tu eres mi cliente - puntualiza el piloto -, sin embargo si es lo que deseas te traeré algo donde puedas echarte y descansar... si es que necesitas hacerlo. Tendrás que disculparme, pero mis conocimientos sobre Jedis nunca han sido demasiados, así que espero que puedas perdonar cualquier rotura de... protocolo, o normas de etiqueta que pueda tener, sera por puro desconocimiento. Cuando insulto o provoco a alguien me gusta que sea plenamente consciente de que lo hago y porque lo hago.

La descripcion que hizo aquella joven a continuacion le incomodo mas de lo que estaba dispuesto a reconocer. ¿Estaría realizando alguna clase de truco Jedi con él? Habia dicho bastante sobre su persona que no andaba demasiado lejos de la verdad, y le entraron dudas de cuanto seria deducido por simple poder de observación.

- Me gusta un buen trago de whisky como al que mas, y mi vida ya es lo bastante ajetreada sin necesidad de estimulantes. No tengo la menor intención de convertirme en alguien rico, y dudo mucho que aunque quisiera lo lograra, la gente como yo no alcanza esa clase de posiciones en la vida real. Lo que busco en la vida no forma parte de lo que has contratado, de manera que me lo reservo, y lo que me mueve es ni mas ni menos que el pago prometido por llevarte a tu destino. No te confundas conmigo, que no me guste matar gente inocente no me convierte en buena persona, y aunque no desee amasar riquezas, el combustible y las tasas del espaciopuerto no se pagan solas. Así que no busques misterios donde no los hay, soy un profesional como bien has dicho, me contratas para hacer algo, y si me parece bien, lo hago y me pagas. Soy así de simple, ni siquiera merezco que me dediques mas tiempo de tu atención.

Ibram procuraba no imprimir ningún tipo de emoción en sus palabras. A pesar de que lo que decía era sin duda cortante y hosco, intentaba hacerle ver que no se trataba de ningún ataque, sino de una forma de expresarse sincera y sin dobleces. No todo el mundo era capaz de escuchar tales cosas sin sentirse atacados u ofendidos.
Avatar de Usuario
Ibram Tanith
Ancillae
 
Mensajes: 106
Registrado: Sab, 25 Ene 2014, 15:44

Re: [Prólogo] Negocios turbios (Ibram)

Notapor Kildan » Mar, 12 Ago 2014, 19:04

En un primer momento pensó que Ibram era tan solo otro mercenario de gran habilidad prendado de si mismo. Pero tras escucharlo apenas puede reprimir una ligera risa. El mercenario le ha causado una gran impresión, lo cual es algo extremadamente raro en Luna.

-Los usuarios de la fuerza no nos diferenciamos del resto de los miembros de nuestra especie. Logramos ciertas proezas gracias a la fuerza, pero nada más. Soy humana Ibram, tal y como lo eres tú. Por otro lado, no debes preocuparte por romper ninguna regla de protocolo o etiqueta. De hecho deberías de olvidarte de que algo así existe entre nosotros. Me gusta más tal y como eres, tan sincero y a la vez tan directo con tus palabras. Resulta difícil encontrarse con gente sincera en los días en los que vivimos, por eso resulta reconfortante tu compañía. Agradezco tu ofrecimiento, pero el viaje no será tan largo como para tener que dormir. Además llevaba dormida demasiado tiempo, me apetece más practicar un poco para desentumecer los brazos y las piernas. Quizás te interese practicar conmigo, siempre y cuando prometas no ser demasiado enérgico. Por tu tamaño y constitución, creo que podría salir mal parada si lo deseases.

Con un gesto de la mano le invita a unirse a ella en una práctica de combate. Luna demuestra tener aptitudes más que impresionantes en el arte del combate sin armas. Enfrentarse a ella podría suponer un ligero peligro, aunque también podría aprender algo de ella. Tanto si acepta como si no, Luna no robará más tiempo a Ibram y se limitará a continuar con sus ejercicios. Si por el contrario decide practicar con ella, será testigo de primera mano de la verdadera capacidad de Luna. En un combate cuerpo a cuerpo resultaría imposible vencerla, por otro lado Luna no dudará ni un instante en darle algunas lecciones básicas que puedan servirle en un futuro para salir de algún aprieto.

Algunas horas más tarde la nave sale del hiperespacio y divisan el impresionante planeta tan lleno de vida. No tienen ningún problema para recibir permiso para aterrizar. De hecho apenas parece haber seguridad en el planeta, aunque lo que si posee es un inmenso puerto estelar en el espacio. Naves de carga (modelos muy antiguos) fluyen de forma constante entre el planeta y el puerto estelar transportando toda clase de alimentos. Una vez depositan los alimentos, las grandes naves de transporte toman la mercancía y emprenden el viaje hacia su destino.

Gracias a que el espacio puerto no está en el planeta, la contaminación es mínima y por ello el planeta rebosa de vida. Los campos de cultivo se extienden kilómetros y kilómetros bajo ellos mientras buscan el lugar donde aterrizar. Finalmente llegan hasta una pequeña ciudad que pese a las comodidades modernas, prefieren continuar utilizando tecnología un tanto obsoleta. Es como si los habitantes prefiriesen trabajar con sus propias manos antes que depender de droides o maquinaria especial. La gente parece mostrarse bastante amigable y salvo unos pocos, la gran mayoría no van armados. Parece que se encuentran en uno de los planetas más pacíficos de la galaxia. Luna por su parte, se encuentra sumida en una profunda meditación y no ha sido ni tan siquiera consciente de que han aterrizado ya en el planeta.
No somos sirvientes del destino, sino los creadores del futuro
Avatar de Usuario
Kildan
Antediluviano
 
Mensajes: 941
Registrado: Vie, 18 Ene 2013, 22:41

Re: [Prólogo] Negocios turbios (Ibram)

Notapor Ibram Tanith » Sab, 23 Ago 2014, 22:07

Ibram escuchó la respuesta de la mujer y se sorprendió al ver que no había molestia alguna por su actitud, sino todo lo contrario, aunque se advirtió a si mismo en su interior que guardara las distancias y se asegurara de realizar un trabajo rápido y limpio. Sin embargo fue incapaz de resistirse al ofrecimiento, pues el llevaba también una buena temporada sentado en la cabina de pilotaje y no le vendría mal desentumecer los músculos, de modo que se desprendió de la chaqueta quedándose con una ligera camiseta que no dificultara sus movimientos y se dispuso a practicar.

Al principio procuro tener cuidado para no dañar a la aparentemente frágil muchacha, pero en seguida se vio obligado a emplearse a fondo, no para superarla, sino para evitar acabar derribado y derrotado por ella. En todo momento le resulto imposible llegar a impactar un solo golpe, pues parecía saber siempre donde iban dirigidos aun antes de que empezase el movimientos. Al mismo tiempo, resultaba tan rápida que a duras penas podía permanecer encarada hacia ella el tiempo necesario para iniciar cualquier ofensiva. Ante tal situación, cambio la estrategia y se dedicó a esperar sus ataques, preparándose para detenerlos y con suerte aferrar alguna de sus extremidades y reducirla gracias a su mayor envergadura. Pero aquello parecía mucho mas fácil de lo que resulto ser en realidad, pues sus golpes eran mas rápidos y certeros de lo que creía posible, logrando a duras penas detener alguno de ellos, dejando sus brazos entumecidos por la fuerza que era capaz de imprimir en ellos.

Cuando por fin se dio por vencido y admitió su derrota, intentando convencerse a si mismo que eran los poderes jedi lo que la hacían invencible, aunque realmente no se creía tal cosa, al menos en su totalidad, empezaron las clases y se dio cuenta de lo que realmente se podía llegar a hacer en combate con las manos desnudas.

Horas mas tarde, se aproximo hasta la joven, para avisarla y no pudo evitar contemplarla durante unos segundos de mas antes de despertarla de aquel trance.

- Luna - dice alzando la voz sin acercarse a tocarla -, hemos llegado.
Avatar de Usuario
Ibram Tanith
Ancillae
 
Mensajes: 106
Registrado: Sab, 25 Ene 2014, 15:44

Re: [Prólogo] Negocios turbios (Ibram)

Notapor Kildan » Lun, 25 Ago 2014, 19:47

El entrenamiento con Luna le ha servido para conocer al menos un par de trucos nuevos con los que librarse de la escoria más molesta. Aunque sí es cierto que resulta tremendamente complicado lograr vencer a la mujer en un combate cuerpo a cuerpo. En cierto modo no es de extrañar, ella ha sacrificado muchas otras habilidades para alcanzar tal nivel de maestría en las artes marciales. Ibram por su parte posee un abanico mucho más amplio de capacidades y habilidades que usar para acabar con sus enemigos. Aunque lo realmente importante es que ha logrado liberar tensiones y estirar los músculos durante el viaje, lo cual siempre se agradece.

Tras las breves palabras de Ibram, Luna abre los ojos y no tarda en ponerse en pie. Parece impaciente con cumplir su cometido y no desea perder mucho más tiempo. Así que con un gesto de la cabeza le invita a acompañarla.

-Debemos movernos con rapidez, cuanto antes podamos llegar a ver al viejo ex-jedi, antes podrás conseguir lo que te prometí y antes podremos salvar el planeta.

Como un torbellino de energía Luna acelera el paso. Tan solo pierde unos instante para preguntar por una dirección, pero incluso en esos momentos la conversación es breve. El ambiente en las calles es de lo más tranquilo y acogedor que jamás ha visto el piloto. La gente se muestra amigable y tremendamente cortés. Al pasar por la plaza principal de la ciudad, se ven de pronto metidos de lleno en uno de los mercados más grandes del planeta. Toda clase de frutas y alimentos se ofrecen a precios realmente bajos y con una calidad sencillamente impresionante. Aunque quizás lo que más le llama la atención es una niña humana que con un cesto con flores se planta frente a ellos y con una amplia sonrisa (En la que le faltan un par de dientes, pero que la otorgan una apariencia de lo más encantadora) le ofrece a Ibram un gran flor muy colorida, por si desea regalársela a su novia o mejor, comprarla un ramo entero. Luna se limita a acariciarla el pelo y a continuar hacia adelante sin darle mayor importancia, pero la niña no para de mirar con aquellos grandes ojos a Ibram.

Superada aquella emboscada de la vendedora de flores, ambos continúan hacia una de las casas más grandes que hay por la zona. Se trata más bien de una finca con un amplio terrero en el que hay cultivos de diversa índole, donde nativos trabajan en los campos con gran devoción. Luna se presenta ante un hombre de cierta edad y de aspecto bonachón que no tarda en hacerles pasar al interior de la casa. Dentro la temperatura es mucho más agradable que en el exterior, donde el sol parece haber amanecido con fuerzas. Tras unos pocos minutos de espera, el hombre bonachón regresa para guiarles hasta una sala amplia en la que sin duda se celebran toda clase de reuniones y/o banquetes. Los adornos pese a elegantes no son especialmente llamativos ni caros. Sin duda el dueño de la casa dispone de ciertas comodidades económicas, pero no hace gran gala de ello.

El hombre bonachón les invita a sentarse y les ofrece algo de beber, aconsejándoles probar algunos de los deliciosos zumos que elaboran ellos mismos. La lista de sabores es casi interminable y muchos de ellos incluso les son totalmente desconocidos. Sea como sea, en la mesa hay grandes cuencos con fruta y jarras con diversas bebidas frescas de las que pueden servirse si así lo desean.

Es difícil saber cuando las cosas terminan torciéndose, pero un ligero cosquilleo en la nuca le grita a Ibram una palabra que conoce bien...Peligro. Las cuatro puertas que llevan al salón se abren a la par y cuatro figuras totalmente vestidas de negro hacen su aparición. Las capas que portan apenas pueden ocultar las armaduras de exquisita manufactura que portan. Todos van armados con pistolas blasters, aunque son las diversas armas de combate cuerpo a cuerpo que portan lo que parece suponer un mayor peligro. Ibram no necesita muchos más datos para reconocer a los cuatro Anzati conocidos como las sombras del sol negro. Son los cuatro ejecutores más diestros y mortales que la organización posee y tan solo se movilizan en casos extremos. El más temible de ellos es también el que aparenta mayor edad, rondado entre los 40 y 50 años de edad. Sus largos cabellos y el tatuaje del sol negro que adorna su rostro le otorgan una apariencia de lo más atemorizante.

Como si de uno solo se tratase, los cuatro entran en la estancia y tras apenas dar unos pocos pasos, se detienen y permanecen en completo silencio. No hacen ningún ademán de desenfundar sus armas, aunque bien es sabido por Ibram que todos y cada uno de ellos están preparados para ello.

-No temas Ibram, las armas no son la salvación en esta ocasión, sino más bien la condenación. Si el sol negro desease tu muerte, habrían podido dispararte desde que llegamos al planeta.
-La voz de Luna suena más gélida de lo habitual y su expresión carece de cualquier tipo de emoción.Sencillamente se mantiene sentada a su lado sin inmutarse mientras que sus palabras fluyen hasta el piloto. -No ha sido sencillo localizarte ni barato montar toda esta operación para atraerte hasta aquí. Pero aquel que lidera el Sol Negro, aquel ante quienes los propios Vigos inclinan la cabeza desea hablarte. Deberías sentirte honrado, ya que pocos conocen de su existencia y menos aún son aquellos que lo han visto en persona.

La situación sin duda es mala para Ibram, no solo se enfrenta a cuatro de los mejores asesinos de la galaxia, sino también a una usuaria de la fuerza cuya maestría en combate cuerpo a cuerpo le supera. Una acción precipitada podría costarle la vida, cierto es que quizás podría llevarse a alguno a la tumba, pero de poco le serviría si él mismo acaba muerto.

Mientras evalúa sus posibilidades, un Falleen hace su aparición en escena. La alta y estilizada figura recién llegada supera el metro noventa de altura. Sus movimientos, aunque elegantes e hipnóticos, recuerdan a los de una serpiente que está a punto de atacar. En pocas palabras se podría decir, que su presencia es capaz tanto de seducir como extender un aura de peligro. Los ropajes que porta son elegantes y diseñados especialmente para realzar sus rasgos de tal forma, que su presencia se muestra aún mucho más majestuosa. De mirada profunda y voz suave, sus palabras acarician a cuantos tocan con un suave siseo.

-Bienvenido capitán Tanith, lamento las molestias que todo esto haya podido ocasionarle. Pero era el único modo de poder disfrutar de una conversación privada y que aceptase unirse a ella.
-Con un gesto de la mano del falleen, los cuatros asesinos cierran las puertas y se quedan junto a ellas en una pose mucho más relajada. Aún así sus ojos son los de un depredador dispuestos a saltar sobre su presa. -Antes de comenzar, deseo indicarle que no está aquí para ser castigado. Simplemente deseo ofrecerle una oportunidad única. Ha demostrado tener coraje y recursos suficientes para sobrevivir en las situaciones más adversas. Tanto si desea escucharme como si prefiere marcharse, debe saber que el Sol Negro no volverá a molestarlo. Al menos no de forma oficial, siempre hay ovejas descarriadas que traten de vengar a su antiguo Vigo. Pero si descubro que pretende causarle algún tipo de daño, mis ejecutores personales les mostrarán lo que verdaderamente el sol negro es capaz de hacer a sus enemigos. Por otro lado, deseo ofrecerle mis disculpas por la estratagema realizada para traerlo hasta aquí. Pero las figuras de mi posición deben de tomarse ciertas medidas de seguridad que espero que comprenda. Bien capitán Tanith ¿Le apetece tener una conversación de negocios mientras comemos o prefiere marcharse?
No somos sirvientes del destino, sino los creadores del futuro
Avatar de Usuario
Kildan
Antediluviano
 
Mensajes: 941
Registrado: Vie, 18 Ene 2013, 22:41

Re: [Prólogo] Negocios turbios (Ibram)

Notapor Ibram Tanith » Lun, 15 Sep 2014, 08:57

Ibram caminaba a buen paso por aquellas calles limpias y tranquilas, sin alejarse de la muchacha, atento a todo cuanto sucedía a su alrededor. Lo cierto es que no veía a nadie de aspecto amenazador en aquel lugar, pero aun así no bajó la guardia y mantuvo una disimulada tensión a la que ya estaba acostumbrado para poder actuar con velocidad llegado el caso.

La llegada de la niña, le hizo redoblar sus precauciones, temiendo algún tipo de emboscada, pero pronto quedó patente que no había nada extraño en la pequeña vendedora, de manera que le entrego unos cuantos créditos de su bolsillo sin dejar de mirar a un lado y otro, sin aceptar flor alguna, para continuar la marcha sin aflojar el paso.

Una vez en la casa, Ibram tuvo que hacer grandes esfuerzos por permanecer alerta, pues todo allí invitaba a relajarse y olvidarse de cualquier preocupación. Podía respirarse un aire de tranquilidad y parsimonia al que no estaba acostumbrado, pero aun así dejó intacto ante si el zumo de frutas que le habían servido. Después de eso, la farsa se vino abajo.

La primera reacción instintiva ante la aparicion de los hombres armados, fue apoyar la mano en la culata del blaster pesado que llevaba enfundado en la cadera, mientras la otra se posaba sobre el borde de la mesa, preparándose para tomar impulso y separarse de ella al tiempo que desenfundada y abría fuego. Pero un escalofrió recorrió la espalda del humano al reconocer a los Anzati perfectamente armados y blindados.

Por unos instantes parecía que el planeta había dejado de girar y todo estaba inmóvil, la tranquilidad con la que Luna se tomaba aquella intrusión dejaba evidente el origen de aquella trampa, y con un suspiro derrotado, puso sus manos a la vista apoyando las palmas sobre la superficie de la mesa a ambos lados del vaso, donde las pequeñas gotitas de agua empezaban a condensarse. No sería el quien iniciase un combate que muy probablemente estaba destinado a perder, mas aun cuando los asesinos no parecían interesados de momento en acabar con él.

Las palabras de Luna que permanecía fría ante la situación le sorprendieron mas de lo que estaba dispuesto a demostrar, jamas imaginó que alguna vez llegara a encontrarse con aquel que dirige entre las sombras la organización del Sol Negro, y menos aun después de su abrupta separación. Probablemente es aquella sorpresa la que impide una ácida respuesta a la joven sobre si debería sentirse honrado o no.

Ante la llegada del falleen, Ibram decide que si tiene que aceptar su destino, lo haría con la cabeza alta, pues no se arrepentía de absolutamente nada de lo que le había llevado a aquella situación, excepto de una cosa, y aquello ya no tenia solución, ni influía para nada en lo que aquel ser deseara hacerle. De este modo, alzo el rostro y clavo sus ojos en los del recién llegado, sin retarle, pero sin demostrar miedo o preocupación. Sin embargo no pudo evitar una leve sorpresa en su rostro al escuchar que no deseaban ningún mal para él.

- No acostumbro a tener reuniones de trabajo con gente que me engaña de forma tan descarada - dice poniendo cuidado de no imprimir emoción alguna en sus palabras -, pero entiendo que las circunstancias y la naturaleza de mi interlocutor así lo recomendaba, de manera que haré una excepción y escucharé lo que tenga que decirme antes de tomar una decisión.

Necesitaba tiempo para centrar sus pensamientos, todo estaba ocurriendo demasiado deprisa y tenia miedo de ser engullido por aquella situación antes de ser plenamente consciente de lo que estaba sucediendo a su alrededor.
Avatar de Usuario
Ibram Tanith
Ancillae
 
Mensajes: 106
Registrado: Sab, 25 Ene 2014, 15:44

Re: [Prólogo] Negocios turbios (Ibram)

Notapor Kildan » Mar, 16 Sep 2014, 18:58

Tomando de la mesa una pequeña campanilla de plata, el Falleen la hace sonar. Poco después el salón se vuelve un hervidero de vida, pues varios sirvientes comienzan a entrar ofreciendo a los presentes toda clase de manjares. El ambiente no tarda en estar impregnado por el suave aroma de las especias y las delicias que los platos muestran. El señor del sol negro toma pequeñas muestras de diversos platos, mientras que Luna se centra más en un asado de aspecto delicioso.

-Puede comer tranquilo capitán Tanith, que la desconfianza no le impida disfrutar de los alimentos que mis cocineros nos han preparado en el día de hoy. Con lo que me ha costado montar toda la operación para traerlo hasta aquí sin que sospechase nada y poder disfrutar de unas horas de intimidad, sería ilógico envenenarlo.

Sea cual sea la decisión de Ibram no le insistirán, aunque un sirviente estará siempre cerca para atender sus necesidades en caso de que se le antoje algo.

-Luna es un aliada de incontable valor para mí. Ambos somos viejos camaradas y hemos trabajado juntos durante años. Su misión era evaluarlo y si le consideraba digno de ello, traerlo ante mi presencia. En caso de no haber sido así, la farsa habría continuado. Se habrían topado con el supuesto ex-jedi, habría recibido su pago y se habría marchado sin conocer la verdad. Pero Luna cree que tiene las capacidades y la personalidad que necesito y si ella lo cree, entonces estoy seguro de que es el hombre adecuado para esta operación. Por supuesto Luna no es una Jedi, aunque si es cierto que es una poderosa usuaria de la fuerza. Pero no la tenga en consideración la pequeña mentira que le ha contado para traerlo hasta aquí.

El montar toda aquella operación por el mero hecho de conocerlo y averiguar su forma de pensar resulta casi ilógico. El falleen ha manipulado a un señor del crimen y a un grupo de temibles piratas simplemente para darle realismo a su historia. Incluso a usado un caza Jedi para atacar a los piratas. Bien el falleen está loco o simplemente se mueve en un mundo que incluso está mucho más allá del poder de un vigo.

-Estoy reuniendo un equipo muy especial. Se trata de figuras muy hábiles en diversos campos y estilos de combate. Deseo que trabajen como uno solo y lleven acabo una operación de alto nivel. Se trata de acceder a un lugar inaccesible que ni tan siquiera existe, al menos de forma oficial. El lugar está protegido con los mejores sistemas de seguridad, decenas de droides de combate y un guardián tremendamente peligroso. Si todo eso no fuese suficiente, el lugar al que debéis de acceder se encuentra en una zona demasiado peligrosa de la galaxia. Un solo fallo por parte del piloto y la nave junto con todos sus pasajeros dejarán de existir.

El falleen guarda unos preciados instantes deleitándose con los manjares de su plato. Después toma un pequeño sorbo de su copa y continúa hablando.

-Es un hombre de múltiples talentos capitán Tanith, es algo que siempre he admirado de la especie humana. Su gran versatilidad es sin duda impresionante. Como ya habrá adivinado, deseo que forme parte del equipo de asalto y a su vez, que pilote la nave de transporte. Es una operación arriesgada y tremendamente delicada, por ello estamos reuniendo a los mejores para este trabajo. Luna le ha investigado y cree sin duda que estará a la altura, así que le quiero en el equipo. Todo el equipamiento corre de nuestra cuenta, así como la nave de transporte, la cual por cierto, hemos preparado especialmente para esta operación. Se trata de una misión de extracción, eso es cuanto puedo decir por el momento. Una vez la operación termine podrá quedarse con el equipo utilizado y se le pagarán 100.000 créditos por sus servicios. Después podrá continuar trabajando para mí o continuar con su vida, después de todo se pueden comprar muchas cosas con esa cantidad de créditos.
No somos sirvientes del destino, sino los creadores del futuro
Avatar de Usuario
Kildan
Antediluviano
 
Mensajes: 941
Registrado: Vie, 18 Ene 2013, 22:41

Re: [Prólogo] Negocios turbios (Ibram)

Notapor Ibram Tanith » Sab, 11 Oct 2014, 15:22

Ibram comió moderadamente y se limitó al zumo de frutas como acompañamiento. Ciertamente tenia poco sentido preocuparse por un envenenamiento dadas las circunstancias, así que procuro centrarse en lo que fuera que tenían que comunicarle. Aunque nunca había sido dado a la falsa modestia, y era consciente de sus capacidades y del valor que podía tener para determinadas personas, todo aquel entramado realmente le sorprendía, y en cierto modo le halagaba, aunque se obligo a si mismo a dejar lo intrascendente a un lado y centrarse en lo importante.

Una vez hubo escuchado la oferta y todo lo que conllevaba aquello, respiro profundamente e intento procesarlo todo con detenimiento, antes de empezar a hablar.

- Si acepto el trabajo... y aun no he dicho que lo haga - empieza mirando fijamente a los ojos del falleen -, necesitare unos días pilotando la nave a mi aire para hacerme con ella, lo ideal seria una larga temporada, pero doy por hecho que eso no es viable. Ademas tendrán que decirme quien controla la instalación que vamos a asaltar, no hace falta que lo haga antes de que acepte, pero debo tener la seguridad de que lo sabre antes de entrar. Sabiendo a quien me enfrento seré capaz de tomar decisiones mas acertadas que si lo hago a ciegas. Otro requisito innegociable es el liderazgo de la misión, no tengo problemas en obedecer ordenes, pero si voy a ser el piloto, durante las situaciones de peligro relativas al pilotaje, yo y solo yo tomo la ultima decisión, no aceptare imposición alguna, porque nadie mejor que yo sabrá si seré capaz de hacer o no hacer algo. ¿Acepta mis condiciones?

Ibram había estado en suficientes negociaciones para saber que imponer condiciones a quien paga no era la mejor manera de obtener un trabajo, pero se daba la circunstancia de que él no lo había buscado, sino al revés. Querían que trabajara en algo parecido a una misión suicida con un grupo de expertos, lo que implicaba probablemente psicópatas, asesinos y tipos lo bastante desesperados o pasados de vueltas como para aceptar algo así, y es en esas circunstancias cuando pones tus limites o esperas a ser devorado. tras decidir esto, opto por esperar la respuesta de su posible contratante, antes de tener que elegir en que grupo estaría englobado él si aceptaba.
Avatar de Usuario
Ibram Tanith
Ancillae
 
Mensajes: 106
Registrado: Sab, 25 Ene 2014, 15:44

Re: [Prólogo] Negocios turbios (Ibram)

Notapor Kildan » Mar, 14 Oct 2014, 00:28

El falleen sostiene la mirada de Ibram hasta que este finalmente termina de exponer sus exigencias. Tras ello simplemente se dedica a deleitarse con los pequeños manjares de la mesa. Finalmente y habiendo saciado por fin su apetito, toma una servilleta y limpia sus labios.

-Un hombre sensato, realiza peticiones sensatas. Me gusta su estilo capitán Tanith. La nave le será entregada en las próximas horas. Me temo que no dispondrá de una larga temporada para amoldarse a ella, pero sí un periodo no inferior a una semana estándar. Uno de mis hombres le acompañará en todo momento, conoce a la perfección los sistemas de la nave y podrán indicarle cualquier posible duda que pueda tener. Tampoco deseo que la nave sea reconocida o vista antes de tiempo, así que le pediré que trace un rumbo hacia una zona despoblada del espacio.

Por otro lado ese hombre del sol Negro impedirá que Ibram intente cometer la estupidez de robar la nave y escapar. El falleen no cree que Ibram sea de esos, pero no ha llegado a su posición tomando riesgos innecesarios.

-Si decide aceptar, en los próximos días comenzará a conocer a los restantes miembros del equipo. Un día antes del asalto, todos serán llevados a un lugar de aislamiento donde se les revelará absolutamente todos los detalles de la misión. Se trata de una operación delicada y por ello deseo que conozcáis todos los detalles de la misión, pero a la vez debo de manteneros a oscuras hasta el último momento para evitar filtraciones. Espero que comprenda estas medidas de seguridad, hay muchísimo en juego y no soy de aquellos que dejan que al azar decida su sino. Soy de aquellos que crean su propio destino.

La antaño parlanchina Luna, se mantiene en silencio como si toda aquella conversación no fuese con ella. Sencillamente parece que no está prestando atención a lo que sucede a su alrededor y simplemente se limita a comer.

-Capitán Tanith, hay algo que debe saber sobre mí. Soy de aquellos que ambicionan siempre ganar y para ello debo ser siempre superior a mis adversarios. Eso no significa que deba convertirme en el mejor piloto o en el mejor tirador. Ese es el error que muchos de mis rivales suelen cometer, creen que pueden alcanzar la perfección en todos los campos. Yo en cambio conozco el verdadero secreto de liderazgo ¿Sabe en que consiste capitán? En realidad es muy sencillo, simplemente tomo a los mejores en cada campo y les permito hacer aquello que mejor saben. Con todo esto lo que intento decirle capitán, es que en lo referente al pilotaje de la nave y la huida, usted estará al mando.

El líder del sol negro se pone en pie dispuesto a marcharse. Los cuatro asesinos no tardan en posicionarse dispuesto a proteger la vida de su señor. Luna por su parte continúa sentada disfrutando del bol lleno de frutas que hay sobre la mesa.

-Mi agenda es un tanto apretada, así que le pediré que sea rápido en darme una respuesta. Le doy un día, me temo que más tiempo ralentizaría mis planes y no es algo que me pueda permitir. Puede permanecer en el palacio y descansar aquí. Los sirvientes tienen órdenes de cumplir su voluntad. Es un lugar seguro acompañado de grandes lujos y comodidades, le aconsejo que disfrute, descanse y tome una decisión tras una plácida noche de descanso. Luna permanecerá aquí hasta mañana. Puede comunicarle a ella su respuesta, a no ser que desee darme ya una.
No somos sirvientes del destino, sino los creadores del futuro
Avatar de Usuario
Kildan
Antediluviano
 
Mensajes: 941
Registrado: Vie, 18 Ene 2013, 22:41

Re: [Prólogo] Negocios turbios (Ibram)

Notapor Ibram Tanith » Mié, 15 Oct 2014, 16:07

Ibram sabía que las palabras del falleen eran una exageración. Conocía a unos pocos pilotos que eran sin duda mejores que él, aunque entendía su criterio al contar con él, pues la mayoría de esos pilotos no serian capaces de desenvolverse tan bien como él en una situación de combate. Fuera como fuese la oferta era realmente atractiva, mucho mas que cualquiera que hubiera tenido en esta o en cualquier vida pasada.

A fin de cuentas la alternativa implicaba seguir deambulando por la galaxia en busca de alguien que se atreviera a darle trabajo a un marcado por Sol Negro, de modo que había poco que decidir.

- No es necesario esperar mas - dice con un significativo gesto de la mano -. Si a usted le gusta mi estilo, a mi me gusta la profesionalidad, y entiendo que es lo que podre encontrarme bajo sus ordenes si acepto el trabajo. Puede contar conmigo para la misión, y cuando haya concluido podremos re negociar cualquier posible trabajo futuro, si ambas partes estamos de acuerdo.

Lo cierto es que hacia ya un tiempo que se había aburrido de las tareas de trasporte, y echaba de menos algo de acción para variar. Por supuesto eso no lo reconocería ante nadie.
Avatar de Usuario
Ibram Tanith
Ancillae
 
Mensajes: 106
Registrado: Sab, 25 Ene 2014, 15:44

Re: [Prólogo] Negocios turbios (Ibram)

Notapor Kildan » Mar, 21 Oct 2014, 00:13

No somos sirvientes del destino, sino los creadores del futuro
Avatar de Usuario
Kildan
Antediluviano
 
Mensajes: 941
Registrado: Vie, 18 Ene 2013, 22:41

Anterior

Volver a Star Wars

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

cron
comunidad uruguaya de rol