Ficha Sohail

Ficha Sohail

Notapor Sohail Rasalhague » Mié, 16 Mar 2016, 21:12

Nombre: Sohail Rasalhague
Concepto: Comerciante - Sacerdotiza de R'hllor
Altura: 180 cms
Peso: 60 kgs
Ojos: Uno Verde y uno Azul
Pelo: Largo hasta la media espalda, castaño pero con tonos rojizos.
Notables: El color de sus ojos y su extrema delgadez.
Fe: R'hllor

Habilidades

Habilidades
Agilidad 3[10]
Brío 2
Combate C/C 2
Conocimiento 3[10]
Constitución 4[40]
Curación 3[10] [3B]
Discreción 3[10]
Engaño 3[10]
Estatus 3[10]
Guerra 1[-50]
Idioma 3[10]
Ingenio 4[40]
Percepción 3[10]
Persuasión 3[10][2B]
Picaresca 2
Puntería 1[-50]
Supervivencia 2
Trato Animal 3[10]
Voluntad 7[130] [3B]


Beneficios
- Sangre Valyria
- [Desconocido]
- [Desconocido]
- [Desconocido]
- [Desconocido]


Desventajas
- Extranjera
- [Desconocido]
- [Desconocido]
- [Desconocido]
- [Desconocido]
- [Desconocido]


Puntos de destino
4


Apariencia

Sohail no pasa desapercibida. Es alta, delgada y voluptuosa, su delgadez hace resaltar sus bastos pechos y fina cintura. Aunque este rasgo la hace parecer fragil, no lo es, pero su cuerpo fibroso no es algo que se note a simple vista. Sus cabellos son castaños, oscuros, pero a la luz brillan con tonos rojizos.
Tiene un porte imponente, la piel blanca inmaculada, pero lo que mas destaca en la joven son sus ojos, uno de ellos es de color verde, mientras que el otro es completamente azul.

Al revés de otras Sacerdotizas de R'hllor, no viste completamente de rojo, pero sus vestidos si son demasiado insinuantes, sobre todo para algunas damas Ponientis, que piensas que la joven Lyssena viste como una zorra.

Oculto:
Imagen


Historia

Sobre su concepción.
Sohail fue la primera hija de Izar Rasalhague, una lysena que trabajaba para una Casa de Placer, Izar era una mujer hermosa, exuberante, y acostumbrada a ser la favorita de cuanto hombre ingresara el burdel. Su belleza era tal, que se daba el lujo de rechazar pretendientes, exigiendo solo a los más ricos, y poderosos.
Ambiciosa y sumamente orgullosa pues provenía de una antiquísima familia de noble abolengo venida a menos, sumadas a su belleza y sus combinaciones que a menudo pueden resultar problemáticas. En un intento por escapar de la "pobreza" a la que vivía sometida luego de toda una infancia de lujos y caprichos, Izar sedujo a un rico mercader de Asshai, Haaqar, quien cayó cautivado de sus encantos y logró que se casara con ella.

El tiempo pasó e Izar quedó embarazada, cosa que no le sentó de maravilla, los primeros meses fueron tragicos para ella, porque su marido se había distanciado y ella ya no lo complacía tanto en la cama. Luego de un tiempo en que intento aceptar esta nueva situación, y a pesar de que le daban toda clase de paliativos para los intensos dolores que le causaba el bebe, Izar se dio cuenta de algo de forma inequívoca. Su hombre, su marido, no visitaba su lecho para recibir atenciones desde hacía ya semanas.

Decidida, uso viejos recursos, aprendidos de antaño para lograr salir del lecho. Conocía a la perfección los negocios de su marido, y se dirigió sin dudarlo a aquella otra mansión que estaba construyendo para ellos, la quinta de recreo. El día era terrible, llovía como pocas veces, pero nada detendría a Izar. Los guardias sorprendidos de verla, no supieron que hacer, pero pocos podían decir no a la ama de la casa cuando esta estaba de un humor de mil diablos. Mojada, iracunda y de terrible animo, los insultos que profirió le permitieron la entrada a la inacabada mansión.

A pesar de que los dolores de su embarazo empezaban a reclamarla, su furia pudo más. Abrió las puertas de la recamara, solo para ver a su esposo, Haaqar, desnudo, y penetrando a una mujer parecida a ella, pero considerablemente más joven. Esta se encontraba en las reveladoras de las posiciones, dejándose poseer y a mitad del acto ella interrumpió, solo para ver como el falo de su marido goteaba húmedo por las atenciones de la golfa a la luz de las antorchas.
La verdad cayo como un balde de agua fría sobre ella, sus peores miedos, sus mas horrenda dudas habían quedado al descubierto y confirmadas. La cólera que sintió la hizo rabiar más aun, y con voz profética, vaticino.
- “Morirás sin satisfacción, y lo que más deseas, será la causa de tu ruina y destrucción. En cuanto a tu fruto que llevo en mis entrañas, que me traiciona antes de la concepción como tu has hecho conmigo, aliados en la distancia y en la sangre, no conocerán nunca el rostro del otro. Haaqar el Rojo. Estas condenado, y en tu lecho de muerte, todo te sabrá a cenizas, cenizas del fuego que iniciaste hoy.”-
Su rabia parecía haberse templado, en el mas frío hielo de los Otros mas alla del muro de Poniente, y forjado en el más duro de los aceros. Su resolución no flaquearía nunca, aunque le costara todo lo que aún le quedaba.
Ella escupió a los pies de su marido, en el lecho nupcial de su reemplazo y salió sin mirar atrás, dejando a todos boquiabiertos de nuevo, bandejas de comida tiradas al pasar y todos los sirvientes mirándola ya no con compasión, si no con miedo, pues se había revelado como una antigua bruja.
Avatar de Usuario
Sohail Rasalhague
Sangre Débil
 
Mensajes: 31
Registrado: Mié, 16 Mar 2016, 20:33

Volver a Personajes

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

comunidad uruguaya de rol